Crayones Color Piel

IMG_2920

Hace unos días encontré este IMPORTANTE proyecto en Instagram y aunque aun no estaban a la venta les escribí porque quería conocerlos. Crayones Color Piel, un hermoso proyecto creado por hermosas personas en el que buscan ser una herramienta que ayude a visibilizar la diversidad de colores y culturas de los niñxs en Argentina.

Son crayones con 6 colores de piel distintos, en los que especifican que solo están identificados algunos, pues hay tantos colores como personas. Por eso el color AMARILLO, es el color que a su entender representa el color universal. Apuestan a que esta idea CREZCA así también como los colores de piel.

Buenos Aires es cada vez mas diversa, cada vez mas creativa y cada vez me sorprende mas con estas hermosas iniciativas. Hoy en mi cuenta de Instagram hago un pequeño sorteo para colaborar con esta causa que me apasiona! Si no ganas igual te aviso que salen solo 80 pesitos! una ganga! Compralos aquí!

Entrevista en Afroféminas

180824 Leti&Angelica4683

Con la magia de las redes sociales he podido conectarme con personas de diferentes lugares del mundo, incluyendo mucha gente que admiro y que todavía me sorprendo cada vez que hablamos. Una de estas increíbles personas es Lucia Mbomío, afroespañola, periodista y escritora que presenté en la edición #10 de las entrevistas de #afrohunting y que quiso hacer lo mismo conmigo. Un orgullo y emoción ser entrevistada por ella para Afroféminas. Estas preguntas me tomaron un par de días para contestar pues Lucia tiene esa magia de hacernos cuestionar tantas cosas! Así como este blog es una herramienta de autoconocimiento, siento que también lo fueron las preguntas que ella me planteó. Léela aquí.

Feliz de ser entrevistada por una mujer que admiro, para un portal que respeto, con estas hermosas fotos hechas por mis amigos Carlos Urrego y Juliana Giraldo para la segunda edición de la Merienda con Turbantes con mi compañera Angélica Machado de Africania Natural. Ahh! btw debo decir que ampliamos el cupo y desde hace unos días ya están agotados así que estamos activando para una nueva edición. Gracias a todas por confiar!!

Inspirada en: Taiye Selasi

 

Taiye-Selasi-770x470

Cada vez que inicia el año hago una lista de intenciones. Las pienso, las anoto, busco imágenes que la representen, las imprimo y las coloco en mi pizarra en donde puedo verlas diariamente para practicar la famosa visualización que aprendí en El Secreto.

Una de estas intenciones era poder leerme 12 libros para final de año. 12 libros en 12 meses, esa era la premisa. Pero no solo 12 libros, la idea era empezar a leer a mujeres de África y su diaspora. Libros que jamás me enseñaron en el colegio, tampoco en la universidad y que todavía el día de hoy me resultan difícil de conseguir. Hace poco fui a una charla organizada por la Terturlia de Mujer Afrolatinoamericanas, de Federico Vivanco, escritor del libro ¨Ellas También Cuentan¨, en donde reúne a 20 escritoras africanas por primera vez en lengua castellana.  En su charla lo que menos hizo fue hablarnos de su libro, se enfocó en darnos a conocer a todo un mundo de literatura que en occidente prácticamente no existe.

 

Para mi fue hermoso escucharlo pues la premisa ya venía en practica desde principio de año donde empecé con los libros de Chimamanda Adichie y seguí con Volver a Casa de Yaa Gyasi. Por el conocí a Tayie Selasi y su libro ¨Ghana Must Go¨, aunque en español se llama ¨Lejos de Ghana¨.  Libro que desde antes de leerlo ya me puso emotiva. Esta expresión (Ghana Must Go) , se utilizó en Nigeria cuando en 1983 su presidente Shehu Shagari, dio una orden para que  los inmigrantes sin documentos abandonaran el país, siendo la mayoría Ghaneses. Inevitable no pensar en la triste situación que vive República Dominicana y Haití hoy en día.

Un libro que confieso no fue tan fácil de leer como los de Chimamanda o Volver a Casa de Yaa Gyasi, pero que wow! me movió muchas emociones mientras lo leí. Mientras lo leía, fui investigando sobre su escritora Tayie Selasi, aprendí sobre el término Afropolitan  y encontré esta charla Ted que me pareció mas que interesante de escuchar.

Industrializado por Génesis Valenzuela

maxresdefault

Ser una mujer que nace en República Dominicana inevitablemente conlleva un compromiso, pasión, importancia, conexión, relación amor/odio con nuestro pelo. Como ya he mencionado antes, mis primeros recuerdos de la infancia están muy atados a mi cabello. Mis pasadías en el salón de belleza todos los sábados sin falta, mis jalones que aguanté porque ¨el que quiere moño bonito aguanta jalone¨ y  ni hablar de mis viajes a la playa/rio en donde tenía que pensar en bañarme tranquilamente.

En el mes de octubre cumplo 10 años en que el pelo dejó de ser un problema en mi vida y hoy te presento a una compatriota que con su corto me hizo recordar esos otros 16 años en los que mi pelo era muchas veces mas importante que bañarme en mi mar caribe, o en el rio de la montaña, o jugar con mis amigas porque tenia que ir al salón. Genesis Valenzuela, una dominicana que cuando lei su entrevista me alegró mucho al confirmar que las cosas vienen cambiando en nuestro país. Tener el pelo afro en ese momento era una ¨cosa de locas, rebeldes, revolucionarias…¨  En abril estuve allá y no fueron pocos los afros que vi flotando en la ciudad como dice ella.

Sabiendo que aun hace falta mucho (sobre todo mucha educación) hoy celebro que las cosas están cambiando para bien. Que cada vez somos mas las que nos atrevemos y que además son cada vez mas los salones de belleza y productos de pelo que están dirigidos especificamente para nosotras en Dominicana. Celebro también poder contar con artistas como Genésis que comunican algo tan importante para todas. YAS QUEEN!

0

-Nombre completo

Génesis Scarlet Valenzuela Valdez

-Lugar de nacimiento

Santo Domingo, República Dominicana

-Lugar de residencia

La Romana, República Dominicana

-Como fue tu infancia?

Divertida. De pequeña viví un tiempo en San Juan de la Maguana, una provincia del sur del país de donde es la mayor parte de mi familia. Alguien una vez me dijo, con tono despectivo y burlón, que lo mejor que me había sucedido en la vida eran esos años en el campo, luego de adulta comprendí que así es. El campo maneja otros código de relacionarse con el mundo: el otro, el entorno, el tiempo, las cosas… Así que en mi memoria me tengo corriendo en la tierra, bañándome en canales de río, pidiendo a mi abuelo maíz del conuco, queriendo ayudar a mi abuela a desplumar la gallina (cosa que mi mamá me prohibía), comiendo riquísimo! Guandules, habichuela, moro, plátano, yuca, chacá, gofio, etc. Siendo consentida! Fui muy consentida por mis abuelos y tíos.

-Qué papel jugó tu cabello ahí?

De pequeña mi pajón era aún más indomable, mi mamá era la que me “peinaba”, pero no sabia cómo hacerlo porque su cabello es tratado en salón, entonces no maneja el cabello rizo; eran unas escenas de lloradera y pataleo fuertes, porque además me hacia muchos moñitos y yo los odiaba! Me los arrancaba, jajaja, un chiste! Siempre llevaba trenzas atadas por lazos. En una época me cayó piojo, la epidemia esa que arraso con todos en los 90, y eso fue una locura! Era imposible sacármelos, en mi casa inventaban mil trucos para matarlos pero no había forma, “dulce pa’ los piojos” me decían. La cosa es que teníamos una vecina dueña de un salón y ella le recomendó a mi madre el desrizado como veneno infalible para los piojos, propuesta a la que mi mamá se negó pero yo quería estar a la “moda” y le insistí para probar el “remedio”.

Me

-Qué papel juega hoy?

Mi pajón significa libertad. Llevar el cabello natural en Santo Domingo, sobre todo en el momento que comencé a dejarlo rizo, 2007 aproximadamente, fue un acto de rebeldía porque estaba yendo contra la normativa. Me rape la cabeza a los 18 años para no pisar nunca más un salón de belleza por obligación, fue un acto de emancipación, por supuesto en ese momento no tenia idea de lo que significaba: mi mamá me dejo de hablar, la gente me acosaba en la calle, me voceaba cosas como “caco e tiguere”“te vas pal’ infierno por pájara” (lesbiana), etc. Es más, una vez una guagua (autobus) publica me dejó botada por llevar el cabello así; la mamá del noviecito que tenia en ese momento me daba consejos sobre el por qué yo debía llevar el cabello de manera “adecuada”, en realidad mucha gente lo hacia, y yo lo único que quería era dejar de coger esa candela en el salón porque nunca me gusto. Pero bueno, gracias a nuestra lucha esos paradigmas se han ido quebrantando, y se ven muchos afros libres flotando por toda la ciudad.

-Cómo podrías describir a la mujer dominicana?

No creo que exista una descripción que nos defina a todas, cada quien vive en sus circunstancias particulares. Lo que puedo es mencionar una característica que he detectado en muchas mujeres de esta media isla: la fortaleza, somos muy fuertes, luchadoras, a pesar de las adversidades le damos pa llá con valentía. Es lo que pasa con el reprimido, que tiene que desarrollar una especie de fuerza silente (pero muy vital) para sobrevivir. Por mucho tiempo hemos sido nosotras las principales agitadoras en nuestros entornos personales y sociales.

-Crees que el concepto de ¨pelo malo¨ sigue vigente hoy?

Claro! Hace poco pregunte en un banco si podía aplicar para trabajar ahí, el gerente me miró y me respondió básicamente que tenía que peinarme. Evidentemente yo preguntaba para ver cuál era la respuesta, porque para mi trabajar en un banco implicaría la muerte. La última vez que saque la cédula también me pidieron que me peine. En el vocabulario cotidiano es normal escuchar la expresión “moño malo”, son siglos de negación hacia lo que somos: ¡Negros! Sin embargo, como ya mencione, va cambiando la cosa, nos vamos dando cuenta de la hermosa expresión de resistencia, lucha y amor que somos.

-A que te dedicas?

Soy ilustradora, diseñadora, actriz y ahora estudiante de cine.

-Como te iniciaste en el mundo del arte?

En nuestro país no hay mucho espacio para los artistas, así que yo no sabía qué hacer y rodé por muchas escuelas: teatro, artes plásticas, publicidad (porque había que ganar dinero) y hace un año comencé a estudiar cine. Mi primer acercamiento al arte fue a través del teatro, tenía el sueño de ser actriz famosa. A los 13 años me inscribí en un teatro pequeño llamado Cucara Macara, luego ingrese a la Escuela Nacional de Arte Dramático donde por suerte me bajaron del tren de la fama y conocí otros discursos. El teatro ha sido mi salvador en varias ocaciones. He tenido la dicha de rodearme de personas muy buenas en sus quehaceres, maestros que me han empujado a sacar sinceramente desde mi para compartir, para proponer diálogos francos a través del arte.

-Como sientes que la gente ha reaccionado ante tu corto?

¡Muy bien! ¡Hasta me gane un premio! Hace poco mi dentista me envío un correo electrónico diciéndome que no me perdonaba que haya tenido que enterarse por la radio de que gane un premio (ramdon), ni siquiera sabia que lo estaban anunciando. La verdad que no me lo esperaba, y lo que más me gusta es que los jurados eran niños, me entusiasma descubrir que puedo comunicarme con ellos, que podemos usar el mismo lenguaje para divertirnos y aprender. Al parecer ha gustado, y a mi me alegra mucho porque le puse mucho empeño y corazón.

-Que querías ser cuando eras niña?

Actriz!

-Que quieres ser ahora como adulta?

Viajera!

21390281_10159281870065243_882883364_o_1250

-Elige a una mujer negra que te inspire/represente/admiras

Victoria Santa Cruz: folclorista, coreógrafa, compositora y maestra peruana.

-Qué mensaje le darías a tu yo del pasado?

Mira, y esto es un aprendizaje que me he llevado de la propia Victoria Santa Cruz, a mi “yo” del pasado no le diría nada, me gustaría observarla en silencio, eso si. Pero mis experiencias, privilegios y obstáculos son los que me conforman hoy. Ni me arrepiento ni cambiaría nada, y eso que he tenido muchas carencias, me han agredido, he agredido, sufrí, goce, etc., pero agradezco todo lo pasado porque es lo que me permite hoy discernir, porque son los aprendizajes de los que me aferro para responder a los estímulos del presente y los que me impulsan a seguir soñando.

Afrohunting 10: Lucía Asué Mbomío Rubio

1496323248_570436_1496324135_sumario_normal_recorte1

Hoy celebro la edición número 10 de esta locura llamada #AFROHUNTING. Una locura que nació hace ya un año en donde por mi propia curiosidad de entenderme y sobre todo conocerme como afrodescendiente empecé a escuchar y a prestarle más atención a los afrodescendientes que me encuentro en el camino.  Escuchar sobre sus infancias, sobre sus experiencias, sobre sus vidas, me ha abierto una dimensión que no conocía de mi misma. Afloró mi yo curioso, mi yo intuitivo, mi yo investigador. Además ni hablar de la gente increíble que este proyecto me ha hecho conocer. Personas que me cruzo en la calle, personas que conecto por las redes sociales y personas que ni siquiera sabía de su existencia que vienen haciendo cosas increíbles para cambiar el mundo. 

La entrevista de hoy es especial por muchas razones. Es la número 10, es de alguien que solo conozco por redes sociales (no nos tomamos el café correspondiente AUN, btw busco un sponsor de café, avísenme por favor que esto de tomar un cafecito se me está yendo de las manos!), es de alguien que no vive en Latinoamérica, es de una Afroespañola, es de una periodista, es de una escritora.  Las palabras alegría y emoción quedan cortas para describir lo que siento al poder entrevistar a Lucia Asué Mbomío Rubio para este blog. Cuando estudié en la universidad la carrera de Comunicación Publicitaria me incliné mucho por el área de investigación. Psicología del consumidor y planning creativo (Gracias Soraya Pina!) eran de las materias que mas me intrigaban. El trabajo de Lucía me inspira a seguir investigando y sobre todo comunicando todo esto que vengo conociendo y aprendiendo. Sin mas que hablar (pues ella lo hace bastante en esta hermosa entrevista) les presento a esta increíble mujer que también he etiquetado en la categoría Mujeres Inspiradoras de este blog.

-Nombre completo:

Lucía- Asué Mbomío Rubio

-Cuál es tu signo del zodiaco?

Libra.

-¿ Conoces tu ascendente y tu luna?

No, pero nací el 27 de Septiembre de 1981, si alguien lo sabe, que me lo diga, ¡por favor! Jaja!

-Lugar de nacimiento.

Madrid.

-Lugar de residencia.

Madrid (aunque he vivido en Londres, Coimbra y Malabo).

– ¿Cómo fue tu infancia?

Es curioso, porque he sido una niña querida, estudiosa, locuaz, con muchas amistades. Pero también, alguien que se ha pegado en el colegio porque le han llamado Conguito o negra de mierda. Ese era un perfil poco usual. Normalmente, las niñas que sacaban buenas notas se portaban bien. Pero yo siempre respondía cuando me insultaban, no lo podía evitar. El hecho de ser la única negra en kilómetros a la redonda (a excepción de mi padre y mi hermano) ha provocado que, en los 80, incluso, nos señalaran por la calle o nos hicieran preguntas de lo más surrealistas como que si manchábamos o que si en África había casas o mesas y sillas.

 En lo que respecta a mi construcción identitaria, en mi infancia tenía una realidad extramuros que podría ser bastante similar a la de otras personas y otra intramuros, con Guinea Ecuatorial, el país de mi padre, muy presente en cuanto a costumbres, gastronomía e interiorización de la familia extendida, por la cual tus tíxs son tus padres y tus primxs, tus hermanxs (en la etnia fang, la mía, de hecho, las palabras tíx y sobrinx ni siquiera existen). Eso y la sorpresa (o negación) generalizada que provocaba una españolidad no blanca se ha traducido en que, sin haber pisado Guinea, dijera que era de ahí. Y ojo, mi madre blanca y española se encargó de reforzar ese reconocimiento como africana. Sabía que esa parte de mí, probablemente, sería la más atacada, de modo que apostó por, junto a mi padre, recordarme lo valiosa que era (y es).

 – ¿A qué te dedicas?

Soy periodista, trabajo como reportera en un programa de la televisión pública española (TVE1) y, además, escribo/he escrito en varios medios como El PaísAfroféminasPíkaraMundo Negro, la revista NegrxsCtxt o Global Voices. También tengo un canal de YouTube en el que entrevisto a personas afro que son o que están en el Estado español acerca de sus procesos de construcción identitaria y hago reportajes con el móvil, para demostrar que debemos contar nuestras historias aunque no contemos con grandes medios técnicos, relacionados con África y la afrodescendencia (pongo por aquí uno que grabé en el Palenque de San Basilio, Colombia, pueblo fundado por personas que habían sido esclavizadas y que se escaparon para vivir libres y manteniendo en muchos aspectos su cercanía a África.)

 -Cómo puedes describir la experiencia de ser afroespañola?

Somos invisibles. Cuando nos preguntan de dónde somos y respondemos “de aquí”, tienden a insistir porque ni nuestra palabra ni nuestros acentos/ lenguas,  de las diferentes provincias del Estado, tienen el mismo peso que nuestras pieles negras. Y esta anécdota que contamos todxs, la de la pregunta al cubo:

( – ¿De dónde eres? )

-Española

-Ya, pero de dónde

-Madrid

– Sí, pero de dónde… ¿Madrid, Madrid?) “oculta” un querer saber de dónde venimos y un tener claro que no podemos ser de aquí, ya que nuestras pieles negras cuentan historias que pesan más que nuestro presente. En eso estoy de acuerdo, sin embargo, no tengo por qué explicarle a cualquierx desconocidx mi árbol genealógico para que descanse tranquilx. Es importante dejar claro que no se trata de una cuestión de orgullo español o de negación de nuestra raíz diversa, africana/ afroamericana (y, precisamente por eso, rica) ,sino de la rabia que da que cuando comentamos que (también) somos de aquí, nuestra afirmación acabe por convertirse en un acto de fe por parte de quien nos pregunta… La cuestión es ¿para qué íbamos a mentir? Tal insistencia evidencia que nuestro “interrogador” puede considerar que ser de un lugar es mejor que ser de otro.

 Yo nací en Madrid y quiero a mi ciudad, ya que aquí están mis recuerdos, pero soy consciente de que si hubiera nacido en otro sitio, también lo querría, sin más. La casualidad tiene estas cosas. Por otro lado, también quiero a mi otra tierra, la quería incluso antes de haberla pisado y la querría aunque no la pisara jamás puesto que existo gracias a que mi padre vio la luz ahí, pero también debido a que la he idealizado por el hecho de no ser reconocida aquí. Por otro lado, es tremendo crecer y descubrir que nunca te han enseñado NADA de personas como tú a lo largo de los 300 años que nos pasamos estudiando. No aparece Guinea Ecuatorial (que llegó a ser provincia española y que se independizó en 1968) en los libros de historia, no hablan del rapto, transporte en condiciones de hacinamiento y de la esclavización de africanxs ni del exterminio de lxs pobladorxs originarixs de Abia Yala (América). No es una cuestión de revanchismo sino de derecho a saber que las cosas son como son (incluyendo la inmigración actual en España) porque hubo un pasado que provoca que el presente cobre sentido.

En los medios de comunicación ni nuestros discursos ni nuestros éxitos suelen caber, o lo hacen desde la excepcionalidad, pero nuestros padecimientos, errores o delitos, sí. Y cuando se trata de algo malo, seremos “migrantes de segunda generación”, porque las fronteras que atravesaron nuestrxs padres/madres, también nos atraviesan a nosotrxs y porque para algunas personas jamás podremos ser españolxs/ vascxs/ catalanxs/ gallegxs… Dicho esto me gustaría decir que lo que he contado es parte de mi experiencia afroespañola. No existen dos iguales. Hay muchos elementos que la condicionan, el género influye, tampoco es lo mismo tener padres/madres con la nacionalidad que no, haber nacido en los 90 que en los 60, vivir con diversidad funcional o no, ser disidente sexual o no, tener familia con una situación económica saneada o no…

 -Como te iniciaste en el mundo de la comunicación?

Empecé como becaria en prensa y radio locales mientras estudiaba periodismo en la Universidad Complutense.

-Cuéntame un poco de tu libro ¨Las que se atrevieron¨

Es un libro que parte de las entrevistas que hice a seis mujeres blancas españolas que estuvieron con hombres negros en el franquismo tardío. Cuento sus historias desde diferentes puntos de vista que ficciono (sus madres, sus hijas, su hermana…) para hablar del racismo, las relaciones de pareja y el amor desde otras perspectivas. Me pareció interesante poner sobre la mesa el tema del encuentro entre seres humanos que lleva siglos produciéndose (no olvidemos que España está separada de África por solo 14 Km) y que, en la actualidad, sigue considerándose algo marciano.

Por otro lado, consideré interesante que la lectura del texto hiciera que pudiéramos cuestionar conceptos cárcel como “inmigrante” , o sea, papá, “inmigrante de segunda generación”, que seríamos mi hermano y yo o “pareja mixta”, Sofía y José, mamá y papá, con permiso de la sociología. Pero si hay algo que destaco de haber publicado el libro es su repercusión, no por la cantidad de lectorxs, sino por lo que ha supuesto para buena parte de quienes lo han leído: una especie de alivio por saber que nuestras historias existen, por no tener que empatizar hasta el infinito con vidas en blanco, por recibir el abrazo de la intersubjetividad y  por convertir las periferias (reales y figuradas, porque las protagonistas vivían junto a sus familias en el extrarradio humilde y cero glamuroso de las grandes ciudades) en centro…

72525_500629641275_556941275_7843355_5816773_n

 -Como sientes que la gente ha reaccionado ante tu activismo?

Muchas amistades y familiares dicen que me he vuelto radical, cosa que demuestra que jamás se han puesto en mi piel y, sobre todo, que nunca se han molestado en preguntarme cómo me sentía. Digo esto último porque yo no he cambiado: desde que regresé de vivir en Portugal (donde hay bastante más población afro), en 2003,  he estado ligada a movimientos antirracistas de una manera o de otra, pero no hablaba del tema. Es más, si desde pequeña he tenido problemas de este tipo y he reaccionado, significa que siempre he luchado (como buena parte de la población racializada de este país) contra el racismo como he podido/sabido (con torpeza, en muchos casos). De modo que en pocas biografías de personas no blancas es algo nuevo. Nuevo es que nos escuchen quejarnos, de ninguna manera lo es que nos quejemos. Claro, cuando te llegan por vez primera asuntos que llevan años macerando en la cabeza, el corazón y el estómago de quien los viven, te suenan fuerte, pero siempre estuvieron.

 Hay personas que reaccionan a la defensiva e intentan explicarnos lo que padecemos, invalidando nuestras experiencias de vida, quitándoles hierro o contando que a ellxs también les ha pasado que un día no les dejaron entrar en una discoteca por llevar zapatillas de deporte y que no por ello están todo el día quejándose. Hay quien te dice que “en otros países es peor”, como si esto se tratara de una Olimpiada Racista y pudiéramos estar satisfechxs por no estar viviendo en la Alemania de la década de los 30 del s.XX. Defenderse es algo que no habla bien de estas personas, aunque es humano, supongo, si hablamos no es porque queramos hacer que el resto se ponga a llorar sino para que mejoremos las cosas del lugar y el tiempo  que habitamos.

 -Cómo se ven las relaciones ¨interraciales¨ hoy en España?

Supongo que diferente a la época de mis padres, no mejor, diferente. Ahora es algo más común, salvo en lugares pequeños, así que la gente ya no gira (tanto) la cabeza para mirar como en los años 50 o los 60. Con todo, hay frases que siguen repitiéndose tipo “con lo guapa que eres, podrías haber estado con cualquiera y te vas con un negro” y cosas así. También continúa produciéndose en algunas familias la oposición de los padres/madres a que sus hijas estén con personas negras “porque luego lxs hijxs lo pasan mal en el colegio”. Como si la vida fuera un camino de rosas para el resto de los mortales o como si lo que hubiera que combatir fuera el nacimiento de lxs niñxs racializadxs  y no las actitudes discriminatorias de una sociedad racista…

Antes era, por así decirlo, una marcianada, mi madre se casó con el primer negro que vio en su vida, ahora no resulta algo tan raro, pero eso no significa que haya menos prejuicios. Yo creo que continúa habiéndolos, solo que, en la actualidad, son diferentes y están más acotados al ámbito nacional. En el pasado podían decir burradas tipo “cuidado a ver si te va a meter en un caldero y te va a comer”, a día de hoy se escuchan cosas como que “los dominicanos son muy machistas”, “los guineanos son unos mujeriegos”, “este colombiano seguro que te quiere por los papeles”, etc… A título personal, sé poco porque hace muchos años que no tengo una pareja blanca. No es que me niegue, es que temo dar con “comenegras” (aun siendo consciente de que no todos los hombres blancos son así, me da miedo encontrarme con alguno que sí lo sea), de esos que te dicen que nunca han estado con una negra o de los que siempre han tenido parejas negras y te hacen sentir que has entrado a formar parte de una colección en la que podría entrar cualquiera que tuviera una concentración mayor de melanina. CUALQUIERA.

 -Que querías ser cuando eras niña?

Periodista, de hecho tengo un vídeo de 1988, o por ahí, en el que salgo entrevistando a mi prima cual reportera.

 -Que quieres ser ahora como adulta?

Ya soy lo que soñé, pero continúo soñando porque ser periodista (no solo trabajar como, repito, serlo), al menos en España, es sinónimo de ser curiosa y de mirar al futuro con cierta intranquilidad porque cumplir años y tener más arrugas no es solo ser más sabia sino tener más arrugas, por desgracia, en televisión eso está penalizado (quiero pensar que poco a poco irá cambiando). Creo que me queda mucho por conocer, muchos lugares por visitar y muchas personas de las que aprender. Yo me digo que soy inquieta, quien me conoce opina que soy inconformista.

 -Elige a una mujer negra que te inspire/represente/admiras

¿Por qué solo a una? He citado a varias mujeres en diferentes entrevistas, así que quiero hablar de una de la que todavía no he hablado y que merece toda mi admiración y respeto por su encomiable labor desde los medios de comunicación: Tania Safura Adam, fundadora de Radio África Magazine, medio desde el cual, contribuye a la transformación del imaginario negativo sobre África y la afrodescendencia hablando de arte, pensamiento y cultura urbana contemporánea del continente. Además, es presentadora en un programa de televisión y otro de radio en BETEVÉ.

Su reivindicación no nace de la necesidad sino de la responsabilidad para lograr que se produzcan cambios, por eso, lleva años poniendo el foco sobre otras personas para que se conozcan sus discursos diversos, esos que componen la heterogénea realidad negra en el Estado español (y que, por cierto, no es únicamente afroespañola). Tania consigue con su excelente trabajo brillar pero no lo hace por ella sino con el fin de que sean otrxs quienes brillen y puedan ser vistxs. Eso es hacer comunidad y considero que, lejos de personalismos, es la vía más adecuada para que dejemos de ser percibidxs como eternas excepciones que solo pueden hablar de racismo porque no tienen historias, saberes o sentimientos, más allá de su piel.  Como presentadora y gestora cultural entrevista a artistas que son negrxs, no a negrxs que, casualmente, son artistas. No sé si me explico…

 -Cuál es tu mayor sueño?

No despertar de un buen sueño o que se cumplan todos mis sueños.

 -¿Qué mensaje le darías a tu yo del pasado?

Haz una carrera en la que te enseñen algo y aprende el periodismo en la calle, ejerciéndolo.

-¿Y a tu yo del presente?

Céntrate (o no). Todavía sigo pensando qué quiero ser de mayor…

  • También busco sponsor para poder conocer mas sobre los afrodescendientes en España y poder hacer #afrohunting ahí… nada.. lo tiro por si acaso.. 🙂 

Merienda con Turbantes II

To live is the rarest thing in the world. Most people exist, thatis all. (1)
Ilustración de Willian Santiago

Merienda con Turbantes

Un espacio en donde nos reunimos para merendar y pasar un buen rato mientras aprendemos sobre esta hermosa tradición ancestral. El turbante no es solo una tela que cubre nuestro cabello, es una tradición que tiene todo un contexto tanto en el continente Africano como para su diáspora en todo el mundo.  Si viste lo que fue la primera edición y te gustó, entonces haz click aquí y se parte de esta próxima que haremos el 15 de septiembre.

Ilustración del increíble artista de Brasil Willian Santiago

Merienda con Turbantes con Africania

Angelica y yo 🙂

El 25 de julio celebramos el día de la mujer Afrolatinoamericana, Afrocaribeña y de la Diáspora. Esta celebración se lleva a cabo desde el año 1992 y se instauró durante una reunión en mi país, República Dominicana. Fue una especie de Cumbre en la que participaron aproximadamente 400 mujeres de varios países de Latinoamérica que  se reunieron para analizar las secuelas del racismo y el sexismo en la región. Desde ahí surge que esta fecha sería el día de nosotras, como una forma de articular acciones conjuntas, de recordar a las luchadoras históricas y como celebración de fuerzas políticas, individuales y colectivas.

 

Increíblemente tuve que venir hasta Argentina para enterarme de esta conmemoración. Si bien es cierto que dejé de alisar mi pelo mientras aún vivía en mi país, la palabra afrodescendiente no era parte de mi vocabulario. Menos aún tenía conocimiento de este día de tanta importancia. Todo ha sido gracias a este mismo proyecto en el que vengo aprendiendoME cada día. La cuestión es que como este día es una celebración, con mi amiga afroemprendedora Angelica Machado de Africanía decidimos llevar a cabo una Merienda con Turbantes.

IMG_1127

Un espacio en donde nos reunimos con 9 mujeres para merendar y pasar un buen rato mientras aprendemos sobre esta hermosa tradición ancestral. El turbante no es solo una tela que cubre nuestro cabello, es una tradición que tiene todo un contexto tanto en el continente Africano como para su diáspora en todo el mundo. Hablamos de sus orígenes, su historia a través del tiempo, sus referentes a nivel internacional, aprendimos distintas formas de usarlo… todo mientras nos escuchábamos y aprendíamos de nuestras propias experiencias.

 

Nueve mujeres, muy distintas, de diferentes edades y nacionalidades, pero todas con ganas de compartir y sobre todo de aprender sobre los turbantes que hoy en día en nuestro continente son una forma de resistencia y sobre todo de identidad cultural. El 15 de septiembre haremos la segunda edición, para aprender y desaprender y sobre todo para compartir juntas un buen rato!!!

Gracias:

-A todas las asistentes por confiar y acompañarnos.

-A Juliana Giraldo de Her Lab por conocer nuestras pieles dejándonos radiantes y sobre todo naturales.

-A Lali Miramon por la edición de estas fotos.

-A Lola Dulces por la rica comida casera.

-A las y los que aunque físicamente no estuvieron, apoyaron desde el principio esta iniciativa.