Pelo

Nappily Ever After y mis 10 años natural

Hace unas semanas publiqué una historia en mi cuenta de instagram en la que comento que este mes cumplo diez años llevando mi pelo natural.  Es decir, hace diez años no aliso mi pelo químicamente (lo hice por casi 15años!), pero debo resaltar que en estos diez años me he puesto trenzas con pelo postizo, me he teñido y cambiado de color, me secado con blower (hacerme brushing) un par de veces. Este mes es mi primera década con el pelo natural y en este mes fue la primera vez que vi una película que trate sobre este tema. ¨Nappily ever After¨ (El rizado camino a la felicidad) es una comedia romántica de Netflix en la que por primera vez se cuenta a nivel mainstream la odisea que es para muchas de nosotras llevar el pelo natural.

Cuando decidí que no alisaría mas mi pelo opté por irme directamente por el Big Chop (gran corte), para quienes no entienden, el gran corte es cortar todo mi pelo alisado y quedarme solo con el pelo que empieza a crecer (las raíces). La otra manera de hacerlo es por medio de la famosa transición, aquí se deja crecer el pelo sin alisar y se van cortando las puntas poco a poco hasta que solo quede esa raiz natural. Yo soy una mujer de impulsos, así que aint nobody got time for that.! Otra cosa que debo decir es que me hice el gran corte 3 veces! La primera estaba en 7mo u 8vo de primaria, no duré nada! ¨Caco e tiguere¨,¨ varoncito¨,¨ marimacho¨… esas son algunas de las cosas que recuerdo me decían, y obviamente con 11 años no tenía una personalidad formada para poder reaccionar ante esto. Para reaccionar de otra manera, mejor dicho, porque mi reacción fue la esperada, volver a alisarlo.

Diseño sin título (1)
Mis últimas fotos con pelo alisado.

La segunda vez creo que tenía 14 o 15 años, ya estaba en otro colegio, en secundaria o bachillerato como le decimos allá en mi tierra. Esta vez aguanté un poco mas, tal vez algunos meses, pero las hormonas de la adolescencia tampoco ayudaron mucho. Me sentía siempre fea! Las cejas anchas, a veces tenía esas espinillas de la edad, la nariz me creció, y además el pelo así? nono, ya era too much! Así que reaccioné nuevamente con volverlo a alisar. Obviamente las etiquetas de la vez pasada no se habían ido, estas seguían y ahora con un peso más fuerte pues en la adolescencia la importancia que le damos a la opinión de los demás no es poca cosa.

summer sunnies
Mis primeras fotos con pelo natural.

Dicen que la tercera es la vencida y así lo fue para mi. La tercera vez que me hice el gran corte no tuve esa misma reacción que las veces anteriores, esta vez me quedé firme en mi decisión y este mes celebro diez años de tomar la mejor decisión de mi vida! Las etiquetas seguían, las miradas nunca pararon (ni siquiera el día de hoy), las criticas siempre estaban, pero aún así no lo volví a alisar nunca más. Esto fue en el año 2008 e iba a cumplir mis primeros 21 años, todavía el tema de las redes sociales no era tan wow como ahora, así que tenía poco y nada de información sobre como cuidar mi ¨nuevo pelo.¨ En la película que te mencioné, Nappily Ever After, la protagonista Violet Jones (personificada por Sanaa Lathan) enfrenta todo eso que me pasó a mi pero en edad adulta. Es una profesional de la publicidad (igual que yo!) que decide cortar su pelo porque no aguanta mas la presión social con la que vive.

Violet es hoy uno de esos referentes que necesité cuando hice mi gran corte por primera vez. Tal vez hubiesen sido no diez sino veinte años de pelo natural lo que estuviese celebrando hoy. En ese momento no tuve ningún ejemplo a seguir y eso influyó muchísimo en mi decisión de volverlo a alisar. Como dice Desirée Bela en su libro ¨Ser Mujer Negra en España¨ (que por cierto viene reseña pronto pues ya lo terminé), los referentes no son solo importantes, son importantísimos!

Como ya he dicho antes, no soy ninguna especialista en nada así que este post no es para hacer una crítica sobre esta película ni tampoco una reseña. Lo que si contaré es que la escena en la que Violet decide cortar su pelo puso los míos de punta y una que otra lagrima sacó de mi. Desesperación, tristeza, vacío, miedo… estas son algunas de las cosas que sentimos muchas (si no todas) en el momento del gran corte. Pero lo más difícil no es es atrevernos a cortarlo (al menos para mi), es el después. Ella lo hizo una noche mientras se tomaba unos traguitos y al otro día cuando se miró en el espejo pega un grito terrible. Este proceso de entendernos y amarnos con nuestro pelo natural toma tiempo, no es de la noche a la mañana.

Nappily

Me da pena que en esta película todo sea en base a su desesperación de ser perfecta para su novio o para el hombre en si. Desesperada por casarse con su novio el doctor, desesperada por ser perfecta para el (antes de cortar su pelo), desesperada por ser admirada por los demás hombres en las calles (después de cortarlo)… Creo que el machismo sigue jugando gran parte en nuestros días, eso es cierto, pero que lindo fuese ver que ella decidió todo esto sin estar tan apoyada por el juicio del hombre, sino mas bien por su propia convicción. Pero en fin, como dije, no soy ninguna especialista en nada y como siempre me gusta quedarme con las cosas buenas y resaltarlas, hoy celebro mi primera década con mi pelo natural y lo celebro con esta película en la que Netflix no solo incentiva a mujeres a que se atrevan a dar el gran corte, sino que también enseña a una gran parte de la población que no entiende nada sobre el tema y no tienen ni idea de  lo poderoso que puede ser el pelo para una persona (sobre todo aquí en la hermosa Argentina.)

Por varias décadas más para mi, y miles de películas más que traten estos temas!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.