Una Caribeña en Iguazú, Argentina.

En el mes de noviembre encontraran menos entradas de lo normal en este blog, #sorrynotsorry, pero es que  noviembre es el mes de mi aniversario de nacimiento. Desde el 2012 he tenido la dicha de poder pasar esta importante fecha fuera de la ciudad. Cada vez que inicia el año, en mi lista de intenciones trato de ubicar un lugar (dentro mis posibilidades, porque seamos sinceros… ) para conmemorar este día.  Cuando me mudé a Argentina y empecé a leer más sobre las Cataratas de Iguazú sabía que era un lugar que eventualmente tenía que conocer. Están ubicadas en la provincia de Misiones, haciendo frontera tanto con Brasil como con Paraguay, con un clima y una vegetación tropical tan parecida a mi isla que era obvio me enamoraría ni bien llegue.

Esta vez tomé la decisión de hacer este viaje sola. Sin pareja, sin amigos, sin conocidos, sin excursiones programadas, sin transporte asegurado…  Éramos el viaje y yo. Ya he viajado muchas veces sola anteriormente pero siempre por trabajo en donde voy con una finalidad especifica, o viajo sola para luego encontrarme con alguien en el destino. Nope, este no fue el caso. Aquí no me esperaba nadie, solo el hotel que reservé unos días antes porque tan extremos no podemos ser… todavía.

El que no conoce esta Maravilla del Mundo aquí mismo haga un stop y abra otra pestaña para empezar las averiguaciones!! Por un lado lamento no haberlo hecho antes, pero por otro estoy segura que este era el momento indicado. En este viaje también vi la gran diferencia que tenemos los latinoamericanos con los Europeos para viajar. Puedo decir que más de un 75% eran turistas de Francia, y el resto entre Estados Unidos, Noruega, España y uno que otro de Brasil. Como #afrohunting ya forma parte de mi, fue muy fácil darme cuenta que también ahí estuve sola. Mi estadía en el hotel, era la única mujer negra. Iba a comer a algún restaurante, era la única mujer negra. Hacer compras al super, era la única mujer negra. Ir al Duty Free, era la única mujer negra. Hacer las excursiones de Los Jardines y La Aripuca, era la única mujer negra. Tomarme una cerveza en la esquina, era la única mujer negra. Ir al Parque Nacional de las Cataratas, YES! Al fin! Aquí hay 2 como yo. Si, dentro de las miles de personas que pude ver ese día en ese inmenso lugar me encontré con solo con 2 mujeres negras más. Nos sonreímos todo el trayecto hasta que finalmente hablamos un poco, eran madre y su hija adolescente de Estados Unidos que decidieron viajar juntas para celebrar los 15 de años Tatyana (escorpiana también. )

Cada vez que viajo estoy mas atenta a esta situación, y es que cada vez es mas evidente. La desigualdad social que se vive es muy obvia y siempre somos los menos que podemos darnos el lujo de hacer turismo en latinoamérica. Agradecida de la vida por los privilegios que sé que tengo, pero al mismo tiempo aterrada de que esto siga pasando en el 2018. Pero bueno, con el alma cargada de la mejor energía aquí les comparto algunas fotos de este viaje que cambió mi vida,  ahora tengo un numerito más cuando preguntan mi edad.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.